lunes, julio 13, 2009

Siguiendo los consejos recibidos el otro día la semana pasada hice la prueba de ejecución "con afinidad".

No fijé la afinidad por programación. Simplemente lancé la ejecución, y a toda leche modifiqué la afinidad con el Administrador de tareas de Windows.

Estoy con mi viejo portátil con un solo procesador por lo que no os puedo enseñar la opción, pero la explico...



Ahí arriba está el Administrador de tareas. He pinchado en una tarea y tengo opción de subir o bajar la prioridad de un proceso.

Si tuviera más de un procesador, debajo de la opción de prioridad tendríamos algo así como "afinidad". Al pinchar aparecen un check box donde podemos elegir uno o varios procesadores. Yo elegí el procesador 0.

Así fue la ejecución:

El PC estaba ligerito de trabajo:


Lanzo el proceso, pongo en marcha el cronometro y establezco la afinidad:

En la imagen de arriba ya se ve que un procesador se pone al 100% mientras que los otros dos prácticamente vuelven a la situación inicial.

Al final termina el proceso y todo vuelve a su ser:


Ahora lo importante, ¿qué ha pasado con el tiempo de ejecución?

Pues ha tardado 18 minutos 42 segundos. Once segundos más que sin tocar la afinidad.

Creo que vamos a tener que enterarnos de la forma de funcionamiento de estos procesadores AMD64 para entender algo.

Saludos.

2 comentarios:

tayoken dijo...

ups... fail por mi parte :P

De todas formas es curioso, el cambio de procesador debería implicar una tardanza en el proceso...

Se pone interesante la cosa :P

Mikelats dijo...

Hola tayoken,

Perdón por el retraso,... he estado trabajando como un loco... sin tiempo para nada...

¡todo para irme tranquilo de vacaciones!

He localizado un post completísimo de Iñaki Ayucar (colega del maligno) con unas pruebas que ha realizado sobre afinidad.

Espera, voy a escribir un post resumen...

Saludos.